Detectar las fallas y suciedad en los inyectores del coche

Todos los motores de combustión interna tienen entre sus componentes los inyectores, los cuales corresponden uno por cada cilindro. Ellos son los que proporcionan el paso del combustible para el proceso de combustión y así este se dé con precisión. No obstante, pueden ser un gran banco de averías si no se llevan al día algunos mantenimientos, sobre todo si se trata de vehículos diésel modernos.

Los problemas suelen aparecer al pasar el tiempo cuando los inyectores ya tienen acumulados demasiados ciclos de funcionamiento, han pasado por cambios de temperatura muy bruscos y  han surtido miles de litros de combustible. Esto hace que en algún momento se creen depósitos, sobre todo si se ha descuidado el filtro del combustible; dichos depósitos generan una descompensación en el cómo se pulveriza el combustible y ello podría obstaculizar el inyector.

Los contratiempos en los inyectores crean un comportamiento inusual, el cual en ocasiones se puede percibir con facilidad, como que se inyecte combustible de más o menos de lo que debe o se creen fugas por la pérdida de la estanqueidad en la junta del inyector; pero no siempre sucede así. Es recomendable conocer un poco los síntomas de avería o suciedad en los inyectores, y con ello evitar que salgan perjudicados otros componentes o sistemas del coche.

Señales de averías y suciedad en los inyectores

Ya se mencionaron algunos de los síntomas de fallas y sucio en los inyectores, pero pueden detectarse otros que le ayudarían a estar más seguro de que en efecto se trata de ellos:

Problemas para arrancar: notará que arrancar el motor será difícil y al intentarlo la máquina temblará y hasta puede que se cale. Con frecuencia se le adhieren fallas a los inyectores que podrían ser causados por otros inconvenientes como la batería en mal estado, o unos calentadores cansados en el caso de que sea un coche diésel.

Pérdida de potencia y tirones: los tirones al acelerar suelen proceder de un ralentí inestable que lleva a la pérdida de potencia. Cuando se tienen bajas revoluciones y poca velocidad tienden a hacerse más notorios esos tirones, también los problemas en tacos del motor y otros componentes mecánicos serían una alerta de los inyectores averiados.

Lo más recomendable es que a la primera sospecha de inconvenientes se acuda al taller para verificar y reparar si se amerita, eso evitaría que el problema se intensifique y que perjudique a otros elementos. Visitando https://www.piezasdesegundamano.es puede realizar la solicitud de las piezas que requiera y la misma sería enviada a diversos desguaces del país; ahorrándose así tiempo y ganando tranquilidad.

Dejar un comentario