Césped artificial económico y resistente

Cesped artificial económico y resistente

Cuando de decoración se trata, además de renovar los espacios, es indispensable obtener elementos que den valor agregado y que sean de bajo coste. El césped artificial económico y resistente es una de las alternativas más cotizadas en esta área, puesto que además de estar hecho con materiales duraderos, no necesita mantenimiento.

El polipropileno, es utilizado para su fabricación y se usa para dar forma rizada al mismo. Existen diferentes clases de césped artificial y tanto la forma, textura y color son ajustados a las preferencias del cliente. Tiene la mayor capacidad de drenar, disminuyendo la formación de charcos e irregularidades en el pavimento. También se reduce la creación de ambientes donde aparezcan zancudos, gusanos y otros insectos.

Una de las dudas más frecuentes de quienes desean adquirirlo, es si con el paso del tiempo perderá tonalidad y la resistencia. Ni los factores ambientales ni los años harán cambiar la forma del mismo. Las ventajas son infinitas y por el bajo coste podrá hacer que sus espacios, tanto exteriores como interiores, sean agradables a la vista. Antes de comprar un césped artificial económico y resistente debe tener presente algunas características y a así elegir el que más le convenga.

Debe saber que la altura del pelo varía desde los 5 hasta los 9 mm. Para espacios en interiores se recomiendan los de menor altura. La variedad de modelos es amplia, más si el destino final del césped es el jardín o una terraza, tiene que buscar aquellos que estén hechos con la capacidad de drenar los excesos de la lluvia, nieve y los desechos de las mascotas.

El césped artificial es vendido en rollos. En superficies menores de 30 m2  se utilizan los de 1×4 o de 2×4, se debe tratar de  hacer el menor número de juntas posibles. En terrenos por encima de los 30 m2 son recomendables las bobinas de 2 y 4 m de ancho.

La instalación de este producto es sencilla y puede hacerse en absolutamente todas las superficies. En primer lugar, se prepara el terreno, en el caso de que sea en el jardín se tiene que eliminar la vegetación existente, así como piedras y otros elementos que afecten la regularidad del terreno.

Posteriormente, se coloca una manta de caucho que sirve de separación entre el piso y el césped, lo que ayuda con el drenaje. Al cerciorarse de que el área está preparada se coloca la moqueta, ajustando las medidas, cortando los excesos y  finalmente se esparce arena de sílice pasando un cepillo para erigir las fibras.

Dejar un comentario